Las avalanchas post-Año Nuevo en los centros deportivos: 5 pasos para saber gestionarlas

Cada comienzo de año los gestores de todo tipo de centros deportivos deben prepararse para afrontar la multitud de nuevos usuarios que acudirán a sus instalaciones siguiendo sus propósitos anuales. Algunos de estos usuarios serán nuevos para los centros, pero otros serán usuarios que han vuelto después de un periodo de inactividad.

Es importante saber que aunque un gran aumento de usuarios siempre es productivo en un centro deportivo, esto puede afectar a los usuarios habituales durante el resto del año de nuestras instalaciones. Puede incluso que lleguen a abandonarlas durante estos periodos en busca de centros con menos afluencia, corriendo el riesgo de que no vuelvan más.

Este aumento de asistencia que se produce en enero refleja como uno de los principales  propósitos de nuevo año de la población el de estar en forma y llevar una vida más saludable.  Con el fin de ayudar a los gestores de estos centros a afrontar los desafíos que conlleva esta época del año, se proponen cinco pasos para el éxito basados en la opinión de varios expertos en este ámbito.

  1. Tener en cuenta que la afluencia de usuarios posterior al Año Nuevo se compone de dos grupos principales: los nuevos miembros y los miembros existentes que no han visitado el club por un tiempo. Los de los centros deportivos deben estar preparados para dar el mejor recibimiento una vez más a los miembros que ya habían acudido anteriormente y la mejor bienvenida posible a los nuevos usuarios.
  2. Ajustar los procesos de gestión con suficiente antelación. Se deben evaluar todos los aspectos de nuestro centro, desde personal, captación de clientes, sistemas y programas de incentivos… Es importarte contar con la cantidad suficiente de personal para mantener los servicios y que estos cuenten con la formación necesaria. Contar con el personal adecuado es fundamental para mantener a los nuevos usuarios.
  3. Expandir el programa de personal y la oferta de servicios y clases para adaptarlo al volumen de usuarios. Los gestores deben prever la afluencia aproximada que habrá en su centro con el fin de que tanto el personal como el número de clases y actividades ofertadas se ajusten al número de usuarios. Se debe planificar y estimar el tiempo de duración de esta afluencia para a medida que descienda según pasa el tiempo seguir ajustando los factores mencionados anteriormente.
  4. Asegurarse de que los nuevos usuarios se integren de la mejor manera posible en el centro. Es importante contar con un personal cualificado en gestión de clientes, así como con un equipo de ventas que se mantenga en contacto con todos los nuevos usuarios. Su principal función debe ser realizar un seguimiento de estos con el fin de obtener el máximo provecho de su membresía. Esto nos dará la oportunidad de acceder a nuevos usuarios a través de los ya existentes y sus conexiones como pueden ser la familia o los amigos.
  5. Mantener una actitud positiva y trasmitirla a todo el personal. Debemos cambiar la forma de pensar de todo el personal de las instalaciones empezando por los cargos más altos. Hay que saber transmitir que simplemente ‘tratar’ al cliente, debemos interactuar con él, conocerlo e interesarnos por sus preferencias, evolución y resultados.

Traducción y Adaptación de IHRSA. Consulta el artículo original en aquí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.